¿Qué es el lipedema y cómo la fisioterapia puede ayudarte si lo padeces?

lipedema-3

¿Qué es el lipedema y cómo la fisioterapia puede ayudarte si lo padeces?

El lipedema consiste en la inflamación y proliferación patológica de células grasas. Es un trastorno del tejido adiposo que se produce casi exclusivamente en las mujeres.

Se observa en mujeres delgadas que muestran un aumento de la capa grasa de muslos y caderas, desproporcionada en cuanto al resto del cuerpo, acentuándose la llamada piel de naranja.

lipedema-1

¿Cómo se desarrolla el lipedema?

En un 70% de los casos el lipedema comienza en caderas y muslos, afectando más tarde a pantorrillas y tobillo. El resto puede comenzar directamente en las pantorrillas hasta por encima de los tobillos.

Se desarrolla gradualmente durante la pubertad aunque puede desarrollarse o empeorar durante la menopausia o el embarazo. Frecuentemente está ligado a trastornos hormonales como hipotiroidismo, ovario poliquístico, diabetes tipo II … en combinación o no con la obesidad.

Se puede clasificar en tres etapas según la severidad y grado de afectación en la piel y extremidades:

  • Grado I: La superficie de la piel es normal y el tejido graso es blando.
  • Grado II: La superficie de la piel es irregular y dura.
  • Grado III: La superficie de la piel está deformada por el tejido graso especialmente en las caderas y tobillos.

lipedema-2

¿Cuál es su tratamiento médico y de fisioterapia?

El tratamiento médico es quirúrgico, mediante una liposucción. Sin embargo en el campo de la fisioterapia y osteopatía se pueden hacer diferentes tratamientos para intentar prevenir la intervención o para mejorar el estado de los tejidos antes y después de la intervención, en el caso de que sea necesaria. Se aconseja:

  • Drenaje linfático manual (DLM): El DLM es una técnica de masaje suave que se utiliza para estimular el flujo linfático y reducir la hinchazón. Puede ser eficaz para reducir la hinchazón en las áreas afectadas por el lipedema.
  • Ejercicio terapéutico: El ejercicio regular es esencial en el tratamiento del lipedema. Un fisioterapeuta puede diseñar un programa de ejercicios personalizado que incluya ejercicios de bajo impacto, como caminar, nadar o andar en bicicleta, para mejorar la circulación y fortalecer los músculos.
  • Compresión: El uso de prendas de compresión, como medias de compresión graduada, puede ayudar a reducir la hinchazón y mejorar la circulación en las piernas.
  • Educación y asesoramiento: Un fisioterapeuta puede proporcionar educación sobre el lipedema, incluyendo consejos sobre el autocuidado, la dieta y la prevención de lesiones. También pueden ofrecer apoyo emocional y psicológico.
  • Manejo del dolor: Si el lipedema está causando dolor, el fisioterapeuta puede utilizar técnicas de fisioterapia, como el masaje terapéutico y la terapia manual, para aliviar el dolor.
  • Estiramiento: Los estiramientos suaves pueden ayudar a mantener la flexibilidad de las articulaciones y reducir la rigidez muscular, lo que es común en el lipedema.

Es importante destacar que el tratamiento de fisioterapia para el lipedema debe ser individualizado, ya que las necesidades de cada persona pueden variar. Además, es fundamental trabajar en estrecha colaboración con un equipo médico, que puede incluir un cirujano vascular, un dietista y otros profesionales de la salud, para abordar de manera integral esta condición. Recuerda que en nuestra clínica de fisioterapia en Moratalaz, Kaukura, podemos ayudarte si sufres de lipedema.



No Comments

Post A Comment